La gestión de los ungulados silvestres ibéricos

Cabra montés Sierra Nevada

Sierra Nevada alberga la población más numerosa de cabra montés y la de mayor variabilidad genética. Durante mucho tiempo, la existencia de estos animales se vio amenazada, al punto que llegó a desaparecer de muchas zonas de la península ibérica. Hoy, sin embargo, la situación ha dado un giro radical. En los últimos años, la especie ha pasado de poder verse, únicamente, en algunos sistemas montañosos españoles a extenderse por gran parte de la península incluyendo núcleos en el norte de Portugal, Andorra y Pirineos franceses.

Los ungulados ocupan un nicho ecológico esencial en la conservación y funcionamiento los ecosistemas. Su presencia cumple con un papel múltiple que ayuda al equilibrio natural de cualquier hábitat, al afectar, directa e indirectamente, a otras especies de animales y plantas ya sea a través de la cadena alimenticia, siendo presa de predadores y carroñeros; ya como dispersantes de semillas; ya como modeladores del paisaje; ya como transmisores y reservorios de enfermedades. Asimismo, debemos recordar que se trata de especies cinegéticas, por lo que poseen un valor añadido que incide especialmente en el desarrollo de las comunidades humanas que conviven en los espacios naturales.

Ciervos Fotografía Héctor Garrido Guil

Fotografía: Héctor Garrido

Este aumento de las poblaciones de ungulados en nuestro país ha provocado una mayor presión de herbivorismo sobre la vegetación que, en algunos casos, ha llegado a impedir su regeneración, poniendo en riesgo la viabilidad de determinadas especies vegetales y hábitats, y favoreciendo, además, la aparición y propagación de enfermedades infecciosas.

Desde hace tiempo, en Andalucía se trabaja en la elaboración y aplicación de planes de manejo de especies como la cabra montés, el corzo, el ciervo y el jabalí de ámbito regional. Esta labor de control y gestión de las poblaciones de estos animales se suma al funcionamiento de infraestructuras específicas de estudio, como son las Estaciones de Referencia de la Cabra Montés y del Corzo, y a la organización de encuentros internacionales multidisciplinares centrados en los ungulados.

Jabalí Foto Héctor Garrido Guil

Fotografía: Héctor Garrido

En este aspecto, la localidad alpujarreña de Capileira, en el Parque Nacional de Sierra Nevada, acogió a principios de mes, concretamente los días 4, 5 y 6 de octubre de 2018,  la novena edición de la Reunión sobre Ungulados Silvestres Ibéricos (RUSI), donde se trataron estos temas.  El evento, promovido por el grupo de investigación de la Junta de Andalucía “RNM 118, Especies Cinegéticas y Plagas” y con la colaboración de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, reunió a más de un centenar de especialistas de España, Portugal y Francia. En estas jornadas, que llevaron por título “Los ungulados y su conservación, ante la nueva realidad”, se presentaron 60 comunicaciones, de las que en un 25% se hacía alusión al Espacio Natural Sierra Nevada.

La Reunión sobre Ungulados Silvestres Ibéricos (RUSI) surgió en 2010 con el objetivo de crear un foro de debate e intercambio de información entre los diferentes grupos profesionales que desarrollan trabajos o actividades relacionadas con estos animales en península.

Cartel RUSIComo se concluyó durante la IX RUSI, el incremento (densidad y área de distribución) de las poblaciones de ungulados silvestres acrecienta los conflictos con el hábitat que ocupan y el ser humano. De acuerdo con esto, la gestión de las poblaciones de ungulados silvestres y de los conflictos relacionados con ellas debe incluir necesariamente aspectos sociales, educativos, de concienciación, corresponsabilidad y la búsqueda de alianzas en la solución de dichos conflictos.

Las experiencias aportadas en las sesiones de trabajo pusieron de manifiesto que para reducir las densidades de ungulados silvestres es conveniente la combinación de diferentes métodos de control. En este sentido, la caza se perfila como una herramienta de gestión necesaria para regular estas poblaciones. No obstante, el sector cinegético está sufriendo un retroceso numérico, al tiempo que cambia la percepción, más negativa, que de esta actividad tiene la sociedad. Todo lo cual se suma al envejecimiento y despoblamiento que lleva aparejada la crisis del mundo rural.

Ciervo Fotografía Héctor Garrido Guil

Fotografía: Héctor Garrido

En cuanto a la sanidad de los ungulados silvestres, ésta debe de abordarse desde una perspectiva integral de salud, incluyendo los aspectos sanitarios de las especies domésticas y los seres humanos. Como se reflejó en la IX RUSI, debe tenerse en cuenta que las enfermedades de los ungulados silvestres evolucionan en sistemas multiespecíficos que incluyen hospedadores silvestres y domésticos y están influenciados por sus relaciones ecosistémicas. Asimismo, hay que apuntar, que las administraciones competentes son responsables del seguimiento sanitario de las especies silvestres, domésticas y la interfaz de contacto entre ambas.

Por último, como se destacó en la reunión de Capileira, es importante subrayar la trascendencia de los estudios a largo plazo en aspectos de la biología de los ungulados silvestres a la hora de la toma de decisiones.

IX RUSI

En esta novena edición de la RUSI se proyectó un interesante documental sobre la introducción de la cabra montés en los Pirineos franceses.

La cabra montés

La RUSI dedicó una sesión específica a la cabra montés. En ella se constató que este ungulado ha expandido su área de distribución y ha aumentado sus densidades en estos últimos años. Esto se ha producido tanto de forma natural como por translocaciones artificiales y se puede decir que a día de hoy, ocupa un 30% más del territorio que la última vez que se revisó su estatus (Asevedo y 2009), habiendo aparecido nuevas poblaciones en el norte de Portugal y en las dos vertientes de los Pirineos. Se hace necesario elaborar mapas de distribución a nivel peninsular.

Cabra montés Héctor Garrido Guil

Fotografía: Héctor Garrido

En la sesión también se puso de manifiesto que las subespecies que se consideran en la actualidad no tienen encaje en los estudios morfológicos y genéticos de las últimas décadas, por lo que se propone una revisión del estatus taxonómico.

Respecto a la sarna sarcóptica, hay que destacar que, se considera imposible la erradicación de esta esta enfermedad de las poblaciones de cabra montés en libertad; por lo tanto, hay que convivir con ella y adoptar medidas de gestión dirigidas a la disminución de su impacto y gravedad en la población.

Para desarrollar estrategias de control transversales y comunes a todas las poblaciones de cabra montés, es necesario uniformizar las metodologías de diagnóstico y caracterización de las principales variables epidemiológicas.

cabra

No existe consenso respecto a las mejores medidas para controlar la sarna en poblaciones silvestres de cabra montés. Por lo tanto, resulta prioritario establecer, al menos, unos criterios básicos científicos-técnicos al respecto. Sin embargo, en lo que sí hay un amplio consenso es en considerar que en su gestión se deben incluir los aspectos ecológicos de la especie y los posibles efectos sobre el medio ambiente. Y por supuesto, en cuanto a la aplicación de medidas de gestión y control de la enfermedad en la cabra montés, hay que definir objetivos y establecer mecanismos de evaluación de resultados.



El resurgir de la especie

A finales del siglo XX se produjeron una serie de acontecimientos que hicieron virar el estado de la población de ungulados en España. Por un lado, el riego, serio, de que se extinguiesen hizo que se implementaran una serie de medidas legislativas para mitigar la pérdida de efectivos de estas especies. Por otro lado, el medio rural estaba sufriendo una profunda transformación que provocó una despoblación masiva de estos espacios y el abandono de los cultivos. Con el objetivo de frenar esta tendencia, y de fijar la gente al territorio, se pusieron en marcha de grandes repoblaciones forestales. Al mismo tiempo que esto sucedía, en muchas zonas rurales había ausencia de depredadores a la vez que se efectuaban introducciones dado el carácter cinegético de las especies.

Cabra 2

De esta forma, la conjugación de medidas legislativas proteccionistas, abandono de tierras, sensibilización social, protección y conservación de flora y fauna, han contribuido a que en el siglo XXI las poblaciones de ungulados hayan aumentado de manera significativa, incrementándose no solo sus efectivos poblacionales, sino también su área de distribución.

Anuncios

2 Respuestas a “La gestión de los ungulados silvestres ibéricos

  1. Pingback: Científicos consideran a la caza "herramienta de gestión necesaria" para regular ungulados - CazaWonke - Caza y Safaris, tu diario de caza.·

  2. Pingback: La gestión de los ungulados silvestres ibéricos — | Platino Ulloa·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s