Semillas para el futuro

IMG_5834

Primera hora de la mañana. Una veintena de voluntariosos participantes se encaminan hacia el entorno de la Laguna del Jaral, cerca de las dunas del Asperillo, con el empeño de recolectar semillas de plantas autóctonas que sirvan para, llegado el momento, una futura reforestación. La zona no resultó afectada por el incendio de julio y era ideal para ello. Al fondo, la huella del incendio, aun presente en la mente y en el paisaje, y en medio, ya se ven los rebrotes, manchas verde esperanza.

Para ser agosto, ayer no hacía excesivo calor. Hubo suerte y el clima nos acompañó en la que fue una de las primeras acciones del proceso de restauración en las que colaboran ciudadanos. Ahora, una vez que ya se han iniciado las obras de emergencia, es el momento de dar paso a la participación de todas aquellas personas que a lo largo de estas semanas nos han manifestado su voluntad de ayudar en la recuperación de este singular espacio.

La recolección de especies características de los hábitats afectados es esencial. Divididos en grupos de cinco personas y dirigidos por un responsable del vivero, las cuadrillas recogen a mano las semillas. Planta por planta. Bolita por bolita. Poco a poco, los cubos y espuertas se van llenando hasta alcanzar el objetivo fijado.

¡Todo un éxito! Se recogieron 2 sacos de semillas de camarina (Corema album), aproximadamente unos 80 kilos, y cada kilo tiene aproximadamente unas 800 bolitas, y cada bolita unas 3 semillas… A eso del medio día ya habíamos acabado.

Ahora las simientes se enviarán a la Red de Viveros de Andalucía para que sean tratadas. Allí se limpian los frutos y se cultivan las semillas para que, una vez germinadas, puedan ser replantadas en su hábitat natural. Pero esto no será inmediato, hay que esperar primero a ver cómo evoluciona la zona afectada y cómo se comporta la propia Naturaleza: qué sobrevive, qué rebrota. Hay que dejar que sea ella misma quien comience el proceso. ¡Y como puede observarse no pierde el tiempo! Luego, si es necesario ayudarla, sembraremos los plantones allí donde no haya sido posible la regeneración natural o debamos fortalecerla.

Corema

Corema

Mientras tanto, el personal destinado a la restauración del Espacio Natural de Doñana continuará trabajando. Por su parte, los técnicos y especialistas deben decidir qué medidas son las mejores para recuperar su aspecto: plantar pinos, recuperar lagunas o dejar que se regeneren los sabinares y los enebros típicos de la zona.

Estos son los primeros pasos de un proceso que llevará tiempo. Pronto vendrán otras actividades en las que podrán participar más ciudadanos. Por ahora, solo nos queda dar las gracias a todas las personas que ayer nos acompañaron.

Entre las semillas consideradas prioritarias destacan varias especies litorales que actualmente presentan un estado vegetativo favorable. Hasta el momento se han recogido semillas de camarina (Corema album), enebro costero (Juniperus oxicedrus var. macrocarpa) y sabina (Juniperus phoenicia sub. Turbinata).

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s