Métodos de control del Life Adaptamed

PNT2CONT_A_4s-1_2

Un aspecto al que presta especial atención el proyecto Life Adaptamed es la evaluación del impacto que tienen las acciones centrales del proyecto sobre los ecosistemas ‘diana’ que pretenden ser tratados y posteriormente monitorizados. Esta evaluación se aborda desde dos puntos de vista: el análisis de imágenes satelitales y la toma de datos en campo que identifica la evolución de diferentes tipos de indicadores biológicos.

El fin último de Life Adaptamed consiste en la puesta en práctica de medidas de gestión que contribuyan a generar capacidad de adaptación en diferentes ecosistemas representativos de Cabo de Gata, Doñana y Sierra Nevada. Especialmente importante en el contexto de este proyecto es lograr proteger la capacidad para proveer servicios ecosistémicos clave antes los efectos nocivos del cambio climático. Nos referimos principalmente a servicios como la capacidad de retención de suelo, regulación y provisión de recursos hídricos, regulación del ciclo del carbono (secuestro/almacenamiento), regulación climática, prevención de la desertificación, polinización, dispersión de semillas, usos recreativos… En definitiva, una serie de servicios que involucran bienes de enorme valor para las comunidades que habitan en estos espacios protegidos y su entorno.

El análisis de imágenes satelitales permite valorar información desde una perspectiva amplia, relacionando los valores observados con funciones de los ecosistemas directamente vinculadas a la provisión de esos servicios ecosistémicos referidos. En esta entrada del blog nos centraremos en describir el grupo de seguimientos de campo, que involucran mediciones sobre el terreno de condiciones de la biodiversidad animal y vegetal y de otros aspectos relacionados con la química del suelo que son indicadores de la capacidad de los ecosistemas para proveer servicios y bienes que actualmente se están viendo alterados por el cambio de las condiciones climáticas. Las acciones centrales del proyecto, que implican actuaciones de gestión, comprenden trabajos forestales sobre diferentes tipos de masas forestales, entre los que destacan las repoblaciones de pinos, las formaciones de fagáceas típicas del monte mediterráneo de Doñana (alcornoques y vegetación asociada) y las propias de la alta montaña mediterránea de Sierra Nevada (encina y roble melojo). Adicionalmente, también estamos desarrollando actuaciones de manejo de formaciones de azufaifo y de matorrales predesérticos en el entorno del Parque Natural del Cabo de Gata-Níjar y de matorrales de alta montaña (principalmente enebrales). En total se están abordando 13 metodologías diferentes de seguimiento:

  1. Seguimiento de aves paseriformes. A través de estas aves se miden los cambios en el tiempo y según la tipología del tratamiento forestal en la composición y estructura de las comunidades de aves paseriformes. Cada grupo funcional de especies aportará información relativa a aspectos específicos vinculables a servicios ecosistémicos (p.e. dispersión de semillas, evolución de especies insectívoras, especies asociadas a procesos de matorralización del ambiente o maduración de la masa forestal…).

    _DSC0105

    Alcaudón común, una de las especies vigiladas en las zonas no montañosas.

  2. Dispersión de semillas por mamíferos carnívoros. Este control está vinculado a la función ecológica de dispersión de semillas por parte de mamíferos carnívoros. Se centra exclusivamente en el zorro y la garduña y, en menor medida, en el tejón. La importancia del papel de los carnívoros como dispersantes de semillas y su implicación en el proceso de naturalización de masas forestales de repoblación puede ser considerable. También se ha constatado la importancia de los mamíferos carnívoros como dispersores en formaciones de azufaifo. A través del consumo y deposición de semillas a través de sus heces, van fomentando el desarrollo de formaciones vegetales que a su vez ejercen un papel facilitador para el fomento de otras especies.

  3. Estructura y composición de la comunidad de micromamíferos. Este seguimiento atiende a la función ecológica de recuperación de la biodiversidad. Los micromamíferos son buenos indicadores de los cambios ambientales, además de estar implicados en procesos de predación y dispersión de semillas. La recuperación de un ambiente forestal debe de venir acompañada por un incremento en el número de especies de micromamíferos que hacen uso de dicho parche. Así mismo, cabe esperar que el número de individuos de las especies menos generalistas se incremente en correspondencia con una naturalización del hábitat.

  4. Seguimiento de reptiles. El fin es caracterizar la tendencia de la comunidad en las acciones que se desarrollan en Cabo de Gata y en Doñana. En estos ecosistemas áridos, los reptiles son subrogadores de los niveles de diversidad biológica y tienen un enorme protagonismo en el correcto funcionamiento de los ecosistemas.

  5. Abundancia de polinizadores. El principal objetivo es captar variaciones en la diversidad y cantidad de especies de insectos polinizadores beneficiosos de determinadas especies vegetales como consecuencia de las variaciones que se esperan en la estructura del paisaje a raíz de las actuaciones. La complejidad en la red de polinizadores está relacionada con una mayor capacidad del ecosistema para resistir los efectos del cambio climático y otros impactos perjudiciales para el mismo. En Sierra Nevada el seguimiento se centra en la importancia de los polinizadores en los cultivos de montaña (principalmente cerezo y almendro). En consecuencia, las especies vegetales objetivo son las rosáceas, además de otras especies con gran capacidad para atraer polinizadores (fabáceas, como Adenocarpus decorticans, especies de los géneros Genista y Cytisus). En Doñana, el seguimiento se centra en especies clave del matorral mediterráneo autóctono (p.e. Halimium o Rossmarinus, entre otras). Finalmente, en Cabo de Gata, el seguimiento de polinizadores está centrado en el propio azufaifo. Se espera que tras los tratamientos se incremente la capacidad para atraer polinizadores (mayor calidad del recurso floral) por parte de estas especies vegetales y en consecuencia se produzca una mejora en el servicio de polinización.

    _DSC0007

    Ejemplar de Bombus sp. alimentándose de cardo ante la majestuosa presencia de Mulhacén y Alcazaba, en el Parque Nacional de Sierra Nevada, conocidos como el “rey y la reina” o “los colosos”.

  6. Seguimiento de mariposas diurnas. Las mariposas diurnas son buenos indicadores de cambios ambientales. Se ha establecido un programa de seguimiento asociado a las parcelas de tratamiento que sirva de indicador de la recuperación de la biodiversidad asociada a dichos tratamientos. La recuperación de la vegetación, la naturalización del ambiente y la apertura de claros en las masas forestales conllevará la aparición de nuevas especies y variaciones en la abundancia de aquellos elementos especializados en entornos heterogéneos.

  7. Seguimiento de artrópodos terrestres. El propósito es captar los cambios en la biodiversidad en la fauna del suelo, que podrían estar asociados a cambios en el funcionamiento del ecosistema edáfico (monitoreando los cambios en el almacenamiento de agua, carbono o nutrientes). En el caso concreto de la vegetación invasora que se está retirando en el Cabo de Gata, se espera que tras su eliminación se produzca un cambio favorable en determinados parámetros de referencia para medir la biodiversidad. En el caso de Doñana, las actuaciones previstas se espera que tengan un claro efecto sobre la recuperación de la biodiversidad y sobre la biología del suelo, lo cual se podrá expresar a través de la recuperación en las comunidades de artrópodos terrestres.

    IMG_0510

    Mariposa chupaleches (Iphiclides feisthamelii), una especie asociada a ambientes abiertos con Prunus, Crataegus, Sorbus y diferentes especies cultivadas.

  8. Inventario dasométrico y seguimiento mediante imágenes hemisféricas. Se pretende caracterizar en detalle el tratamiento selvícola realizado y evaluar la evolución de la masa como consecuencia de las principales variables selvícolas. En definitiva, se pretende captar la reacción de la comunidad vegetal frente a los cambios en la estructura de la masa arbolada generados por el tratamiento.

  9. Evolución del crecimiento vegetativo. Permitirá detectar la reacción de la comunidad vegetal frente a los cambios en la estructura de la masa arbolada generados por el tratamiento, especialmente en relación a la producción de biomasa por elongación de las ramas y desarrollo de hojas. En las acciones que involucren refuerzos de especies vegetales, se medirá en los ejemplares plantados el diámetro mayor, el perpendicular a este y la altura. También la elongación de hasta 10 ramillos del año. En el caso de las acciones de tratamientos en robledales y encinares de montaña se identificarán y marcarán10 ejemplares maduros adultos y en cada uno se seleccionan de forma permanente tres ramas. En ellas se registra la elongación del ramillo del año y el tamaño de las tres hojas terminales. En el azufaifar se llevará a cabo el seguimiento de 20 azufaifos adultos bien conformados a lo largo de 3 transectos (total 60 ejemplares) siguiendo un gradiente de distancia a la costa. Para cada azufaifo se marcan 4 ramas en diferentes orientaciones. En cada uno de ellas se miden la elongación, tamaño de las hojas y el porcentaje de daños.

  10. Cambios fenológicos y en la capacidad reproductora. Se estudiará el efecto de los tratamientos en los ciclos fenológicos con el cambio de hábitat, variación de la producción de flores y frutos.

  11. Cambios en la diversidad y regeneración. Evolución de diversidad y regeneración. Supervivencia de los pinos silvestres autóctonos plantados y de los enebros y agracejos sembrados y plantados en Sierra Nevada. Los muestreos de cobertura de matorral se implementan a lo largo de transectos en los que se registra el inicio y fin de los diferentes tipos de matorral, suelo desnudo y la altura del punto más alto para cada parche de matorral. Se tienen en cuenta los posibles solapamientos de varias especies en un mismo tramo, así como la presencia de vegetación muerta. Los ‘plots’ de herbáceas tienen como objetivo caracterizar la comunidad de estas especies en parcelas, tomando nota de la biodiversidad y de su abundancia.

    IMG_0418

    La herbivoría por parte de ungulados involucra consecuencias en la evolución de la comunidad vegetal.

  12. Evolución de la herbivoría. El principal objetivo es captar variaciones en la intensidad de la presión ejercida por herbívoros a raíz de las actuaciones forestales previstas.

  13. Recogida y análisis de muestras del suelo. Se trata de establecer cambios en las existencias de carbono orgánico del suelo como consecuencia de las actuaciones realizadas. Se determinarán parámetros vinculados al stock total de carbono en suelo y a diferentes fracciones del carbono con alta sensibilidad

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s