La saca

Sin título

Son las 6 de la mañana, y antes de que salgan los primeros rayos, los corcheros avanzan por la vereda para iniciar ese oficio que durante generaciones se ha venido desarrollando desde primeros de junio en nuestros alcornocales. Se inicia una dura jornada de trabajo. Los primeros golpes de hacha dejan entrever el amanecer en el monte y el crujir de las primeras planchas despierta una sonrisa en aquellos que no necesitan libros ni manuales para saber cuándo el corcho “se da bien”.

descorches (46)

Domingo Calvente Vázquez, corchero de toda la vida, con más de 38 años de experiencia recuerda aquellos primeros días, cuando aquel vecino, del pueblo, entrado en canas, le dejaba el hacha a fin de que pudiera ir afinando el pulso, con la esperanza de que algún día se convirtiera en un corchero. “Si me pudiera ver ahora…”, piensa en voz alta Domingo. Un apunte de las miles las anécdotas que durante el tiempo que le acompañamos nos podría contar.

corchero

El avance de la mañana lo vuelve hablador, y aunque son pocos los jóvenes que le acompañan en la cuadrilla (“pena de otros tiempos”), le cuenta a su compañero que hace collera con él, 30 años más joven, aquellos despertares en el monte, en el “jato”, después de una noche llena de visitantes nocturnos, donde el crujir de la hojarasca, el aleteo entre las ramas, les recordaba que no estaban solos. “Pero no existía temor, ni miedo”, sólo un objetivo, el mismo que al terminar de esta jornada les acompañará: recuperar fuerzas para la mañana siguiente, pero esta vez en unas condiciones menos extremas, en el bienestar que proporciona el hogar, el pueblo.

20170705_110647

Media mañana. El hacha aún esta ligera y los nobles alcornoques no ponen resistencia a la desnudez que deja la extracción de su corteza. El bocadillo que ha sustituido a la sopa de caldero de otros tiempos levanta carcajadas en el grupo, Domingo y el resto de compañeros entrados en años se muestran expectantes ante las anécdotas que los dos jóvenes del grupo cuentan, y se dice así mismo: “es otro tiempo”.

El pelirrojo ha dejado el hacha sin su funda, mal colocada, y el corte de precisión de su filo no indulta a ningún error. Rápidamente Domingo, sin pensarlo, con la experiencia que le dan los años, retira el hacha: “esta vez te has librado”.  El joven no piensa que sea para tanto, pero él le explica las veces que a lo largo de su vida el hacha, fiel compañero del corchero, no ha perdonado a un compañero, a un amigo, a él mismo.

Los cigarros, que en otros tiempos acompañaron los descansos del corchero, ya no son posibles. “Eso está bien”, dice al capataz, mientras este último recuerda a los presentes lo escrito, que ellos bien saben y conocen, pero que no deben olvidar: “ni restos de basuras, ni papel,…”.

recogedor

La mañana avanza y los “recogedores”, siempre pendientes de la caída de las panas, andan con la cabeza baja llevando el corcho a hombros hasta el punto de encuentro del arriero, jefe de grupo de unas mulas, que parecen recordar una y otra vez el camino de vuelta desde el tajo a la cabría (lugar de recogida y pesada del corcho), sin brújula que guíen sus pasos, con tres quintales en el lomo, fieles al arriero.

mulas_arriería
Un último esfuerzo antes de que acabe la jornada. Domingo se encamina a un nuevo árbol. El último del día. Eso le da fuerzas y con gran esmero, sin un hachazo, sin ningún daño, extrae la corteza al viejo alcornoque que, sin duda, agradecerá el trabajo bien hecho, el que solo la experiencia de muchos años de trabajo da.
Quedan atrás los alcornoques, la vereda, el camino, el amanecer de un día al que seguirán otros nuevos de trabajo, sudor y anécdotas. El latir del monte alcornocal todos los primeros de junio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s