CORRER POR EL PARQUE NATURAL DE LA SIERRA DE ARACENA Y PICOS DE AROCHE

camino

Hoy vamos a realizar el recorrido entre Los Marines y Aracena, ida y vuelta, 11 km. Se trata de un recorrido muy bueno entrenarse cuando vamos los fines de semana a esta sierra. Es una distancia suficiente, 11 km que podemos ampliar cuando nos veamos con fuerzas. Tomando algún desvío que nos saca del sendero y, dependiendo, como ya hemos dicho de las fuerzas, podemos incrementar la distancia en unos cientos de metros o, incluso, en algunos kilómetros.

Debemos advertir que, como todos los senderos de la sierra, tiene tramos con bastante pendiente, pero podemos ajustar el ritmo y las fuerzas a cada uno de ellos. El calor es otro aspecto a tener en cuenta. Cuidado con el sol y las temperaturas, sobre todo ahora, que estamos a las puertas del verano. No olvidéis hidrataros y una buena gorrita.

Este track se puede hacer tomando como inicio Los Marines o bien, desde el polígono industrial de Aracena, al lado del Mercadona. Empezamos en Los Marines, cruzamos la carretera que va a Cortelazor y nos desviamos en el primer sendero a la derecha, dirección Aracena. Este primer tramo es fácil, ancho, hormigonado y suave. Lo malo es que es un tramo bastante transitado por los coches. También nos encontramos con senderistas, que saludan amablemente, algunos ciclistas, cada vez más animados por la sierra, e, incluso, caballistas.

camino3

Al principio vamos tranquilos, calentado un poco los músculos. Tenemos suerte, hoy la temperatura es agradable, unos 24 o 25 grados, y además vamos caminando por un llano. Los castaños, una vez superado el invierno que los deja aparentemente moribundos, están explosivos, llenos de brillantes hojas verdes, exultantes de vitalidad.

Recorremos un par de kilómetros entre castaños y alcornoques. Justo en la trasera de una granja, en un cruce, hay que tomar el sendero estrecho que sigue a la derecha. Este cruce es un poco confuso para muchos senderistas, ya que el camino hormigonado y ancho que continúa de frente parece el recorrido más natural para continuar hacia Aracena.

cartel castaños

Unos metros más y empiezan las complicaciones. Llegamos a una señal informativa sobre las setas comestibles que se pueden encontrar en el parque. Hay una obra de paso que atraviesa un arroyo, recientemente ejecutada por la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, que ha facilitado el tránsito en un punto que se había convertido en impracticable en época de lluvias. Ahora empieza una subida difícil: el terreno es pedregoso, el sendero estrecho y la pendiente elevada. Conviene poner mucha atención para no tropezar, ni resbalar.

Es bueno tomárselo con calma y que disfrutemos, así que, mientras recuperamos fuerzas, también podemos poner atención a lo que nos rodea. Aquí se respira la naturaleza que nos entra por todos los sentidos: vemos flores de todos los colores (lirios, jaras, salvias, …); olemos a frescura del campo; y, sobre todo, escuchamos los sonidos, el canto alegre y diverso de todos los pájaros (ruiseñores, alondras, currucas, etc.) que nos da un impulso en nuestro esforzado paseo.

Continuamos sumando kilómetros, subidas y bajadas. Y llegamos al último kilómetro antes de alcanzar el polígono industrial de la entrada a Aracena. Esto es lo peor. Es un kilómetro de subida fuerte, larga, que se hace interminable. Pero, poco a poco, concienciados, llegamos al final. Y, sin parar, damos una pequeña vuelta al polígono industrial para tomar aire, redondear el cuentakilómetros a 5,5 km, y empezar la vuelta atrás.

castaños 2

Ahora sí, cuesta abajo. Pero tampoco podemos acelerar demasiado. Hay que tener cuidado, porque está muy empinado y las rodillas se resienten. Si empieza a apretar el calor siempre podemos contar con los castaños y los alcornoques que se cierran sobre el camino y nos proporcionan descansos de sombra, lo que se agradece enormemente.

De nuevo llegamos al tramo pedregoso de bajada. Conviene ir con cuidado, pues sería fácil resbalar o torcerse un tobillo. Podemos correr a un ritmo más tranquilo, no hace falta ir con la lengua fuera. Quedan dos kilómetros y medio, alguna subidita pero ya más corta. Disfrutamos del paisaje, eso que no se nos olvide: ovejas y cabras pastando; alcornoques, madroños, castaños; los colores, los olores, los sonidos…

 

 

camino2

Al final, otra vez la carretera, fin del trayecto. Estos 11 km por los senderos del parque natural es un buen entrenamiento para las piernas.

Una advertencia. Quizás este no sea el mejor terreno para iniciar a los que todavía no están preparados físicamente, porque puede pasar que el esfuerzo y la exigencia del recorrido no les permita disfrutar totalmente del entorno, de forma  que ya no quieran repetir y se pierdan estas experiencias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s