Dehesa, tradición y honor japonés

 

visita_japones-2

Monolito en memoria de Akio Yamamoto. Dehesa La Jineta, Cala (Huelva)

Un mensaje de preocupación y aliento para nuestras dehesas desde Japón

Hay paisajes que nos enamoran. Eso fue lo que tuvo que sentir Aiko Yamamoto la primera vez que paseó entre encinas y alcornoques en la dehesa “La Jineta” y se acercó a una piara de cerdos, que estarían enfrascados en su gozosa existencia. Una dehesa que está situada en Cala, un pueblo de la provincia de Huelva, pero que desde hace unas décadas también pertenece a Japón…

Aiko comenzó a conocer la dehesa por sus productos. Artesano charcutero, era un especialista en la preparación de las canales del cerdo japonés, maestro en cortes y presentaciones que nos sorprenderían por su variedad. El día que conoció a Julio Revilla y los productos que este industrial onubense comenzaba a exportar desde el otro confín del globo, Aiko comenzó a compartir una segunda cultura del cerdo. De manera que aquella aventura comercial pionera que fueron las primeras importaciones de productos del ibérico cuajó en un recorrido vital fascinante que unió a dos países separados más de diez mil kilómetros.

15_02_16_056_huelva_cala_dehesa-la-jineta_monolito-akio-yamamoto_taishi-julio-revilla-jpg

Tan intenso llegó a ser el lazo emocional de Akio con las dehesas que, cuando falleció, su familia se comprometió a mantenerlo con firmeza, conservando la memoria de su apego a nuestra tierra. Bajo una enorme copa, arraigado en la misma tierra que vivifica estación tras estación a las encinas, un monolito custodia una pequeña urna que vino de Japón para reposar en el paisaje que tanto quiso Aiko Yamamoto.

Taishi Yamamoto es el hijo de Aiko. Trabaja en la empresa familiar TAISHI CO LTD, ubicada en la ciudad japonesa de Osaka. Procesan y comercializan carnes y también se dedican a la restauración como propietarios de una cadena de restaurantes (Ibérico Ya), presentes en Japón y China, que tienen como protagonista exclusivo al cerdo ibérico. Taishi, junto con el resto de su familia, mantiene el cariño que su padre tenía a la dehesa y continúa vinculado comercial y emocionalmente al mundo del cerdo ibérico.

visita_japoneses

Taishi Yamamoto contactó con el proyecto Life bioDehesa hace algo más de un año. Había llegado a su conocimiento que las dehesas están amenazadas, que algo está pasando que puede comprometer su futuro. ¿Les importaría aportarme más información? Estoy muy preocupado y me gustaría contribuir a que siga habiendo dehesas.

15_02_16_062_huelva_cala_dehesa-la-jineta_poniendo-encina_taishi-yamamoto-y-pedro-molinajpg

Tras unos primeros intercambios de correos electrónicos, Taishi tuvo la oportunidad de viajar a España. “Me gustaría concretar cómo colaborar para plantar encinas o alcornoques”, anunció. “Podría recoger dinero entre mis clientes y destinarlo a este fin. Para mí y los míos es muy importante la dehesa”.

Y continuó relatando la historia de su padre y de la relación que mantuvo con nuestra tierra. Hace unos meses Taishi Yamamoto volvió a Huelva. Lleno de ilusión, plantó las primeras encinas en las inmediaciones del memorial de su padre. Ha propuesto a sus clientes, consumidores de carnes ibéricas, una cuestación con el fin de destinar la recaudación a aportar un granito de arena para renovar el arbolado de las dehesas de Andalucía mediante plantaciones simbólicas. Al despedirse, Taishi nos reafirmó que su intención es seguir contribuyendo durante los próximos años, comprometiéndose con ello a que las dehesas nos continúen enamorando.

Taishi  Yamamoto, acompañado por tres de sus clientes-amigos, nos visitará de nuevo el próximo día 24 de enero para comprobar la evolución de las encinas y alcornoques que se plantaron en la dehesa La Jineta (Cala, Huelva) en su última estancia en Andalucía. También tienen la intención de plantar con sus propias manos los últimos 15 árboles y de colocar unas placas con los nombres de los clientes japoneses que colaboraron económicamente en la plantación de 100 plantas de estas dos variedades de quercus.


Este artículo fue publicado en mayo de 2016 en el número 12 del boletín bioDehesa, que edita la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s