Rosa, la flor que no teme a los tigres

rosa-canina

El principito observó el crecimiento de un enorme capullo y tenía el convencimiento de que habría de salir de allí una aparición milagrosa; pero la flor no acababa de preparar su belleza al abrigo de su envoltura verde. Elegía con cuidado sus colores, se vestía lentamente y se ajustaba uno a uno sus pétalos. No quería salir ya ajada como las amapolas; quería aparecer en todo el esplendor de su belleza. ¡Ah, era muy coqueta aquella flor! Su misteriosa preparación duraba días y días. Hasta que una mañana, precisamente al salir el sol se mostró espléndida.

Antoine De Saint-Exupéry se apoyó en la inocencia de un niño pequeño que arrancaba baobabs y deshollinaba volcanes para contarnos esta historia de amor entre el protagonista y una flor: su Rosa.

rosa-canina_001

El rosal silvestre, es un arbusto espinoso de hoja caduca de la familia de las rosáceas, nativo de Europa y el noroeste de África y Asia occidental.Existen diversas especies de rosas silvestres, la fotografía es de una Rosa canina o escaramujo

Aquí podríamos haber terminado el post, puesto que las palabras que escribió  Saint-Exupéry en El principito fueron suficientes.  Empleó las justas y precisas para describir una rosa de cuatro espinas, hermosa, conmovedora, ingénua y un poco vanidosa, de forma que cualquier otra cosa que podamos añadir simplemente lo estropearía. Por eso, solo vale seguir con él:

¡No supe comprender nada entonces! Debí juzgarla por sus actos y no por sus palabras. ¡La flor perfumaba e iluminaba mi vida y jamás debí huir de allí! ¡No supe adivinar la ternura que ocultaban sus pobres astucias! ¡Son tan contradictorias las flores! Pero yo era demasiado joven para saber amarla.

rosa-canina_002

Rosa canina

Muy pocas personas han sabido expresar y concentrar en unas pocas palabras el amor y la pasión de la vida como él lo hizo; y por ello, su sensibilidad debía ser la que nos introdujera el primer post de este nuevo año.

Si alguien ama a una flor de la que sólo existe un ejemplar en millones y millones de estrellas, basta que las mire para ser dichoso. Puede decir satisfecho: “Mi flor está allí, en alguna parte…”

rosa-sempervirens_001

Rosa sempervirens

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s