La Red de Jardines, balance del año

carex-camposii-prado-pino

Carex camposii

La localización y el seguimiento de la flora rara, endémica y amenazada es una de las principales labores del trabajo de conservación que lleva a cabo la Red de Jardines. Para ello es fundamental la participación de técnicos y agentes de medio ambiente, investigadores de distintas universidades, naturalistas y asociaciones conservacionistas, ya que gracias al trabajo de campo que llevan a cabo se puede evaluar el estado de conservación de los diferentes taxones y su evolución en el tiempo.

A través los parámetros que se registran podemos conocer la evolución demográfica poblacional en cada una de las localidades, detectar las amenazas a las que se ven sometidas y determinar si las medidas tomadas para su erradicación son adecuadas. También, fruto de este trabajo de prospección en el medio natural, la flora nos sigue sorprendiendo, ya que cada año se aportan nuevas localizaciones de poblaciones y especies hasta el momento desconocidas en Andalucía, redescubrimiento de taxones dados por extintos en el territorio autonómico, ampliación del área de presencia, del número de individuos y así un largo etcétera de eventos destacables.

actuaciones-red-anualidad-2016

En 2016 se han localizado 320 unidades de seguimiento (localidades), de las que 175 corresponden a especies incluidas en el decreto de flora y la fauna. Asimismo, de los 221 seguimientos de localidades de flora llevados a cabo por la Red en 2016, casi el 85% de ellos son de especies incluidas en el citado decreto, y el 15% restante de especies de elevado interés en las que, que aun no estando inclusidas en él, se han detectado amenazas.

Nuevas localizaciones

El 2016 ha sido un año fructífero. Es importante que señalamos que durante el presente ejercicio se han detectado nuevas localizaciones, algunas de ellas especialmente significativas. Ahí van algunos ejemplos:

  • Ampliación sustancial de las áreas de distribución de Castrilanthemum debeauxii, Campanula lusitanica subsp. specularioides, Delphinium fissum subsp. sordidum, Glandora nitida y Solenanthus reverchonii, todas ellas incluidas en la Plan de Altas Cumbres de Andalucía.
  • Localización de nuevos núcleos poblacionales de Diplazium caudatum, Pteris incompleta y Vandenboschia speciosa en el Parque Natural de los Alcornocales, todas estas especies recogidas en el plan de helechos.
  • Nuevas localidades de Allium pruinatum, Odontites foliosus, Ophrys speculum subsp. lusitanica y Teucrium bracteatum en la provincia de Cádiz, Artemisia granatensis y Trisetum antoni-josephii en Granada, Centaurea nevadensis, Viola cazorlensis, Rhamnus alpina, Rhodanthemum arundanum, Pinguicula vallisneriifolia en Jaén, Carex camposii y Erodium rupicola en Almería y Lathyrus nudicaulis en Huelva.
  • Destaca, también,  el hallazgo de una nueva localidad de Utricularia gibba, la atrapamoscas de agua, en Huelva, con la que se ha duplicado el número de efectivos conocidos de esta especie en España.
utricularia-gibba

Utricularia gibba

El seguimiento de las actuaciones que ha realizado la consejería, nos permite detectar que actuaciones han sido positivas, cuáles no y dónde es necesario actuar de manera inmediata. En el caso de Adenocarpus gibbsianus, los cercados de exclusión de herbivoría han permitido la expansión de la localidad y la aparición de individuos juveniles, garantizando la supervivencia de este núcleo. Igualmente, se ha comprobado el reclutamiento de nuevos ejemplares de Euonymus latifolius en la Sierra de Cazorla, Segura y las Villas.

Por su parte, los refuerzos poblacionales que se realizaron en 2014 en la población Thymus albicans en el Pinar del Hierro nos permiten decir que la actuación ha tenido una excelente implantación. Y en cuanto al seguimiento de las distintas introducciones benignas de Christella dentata, hay que decir que en este caso ha habido distintos grados de implantación.

Pero desgraciadamente no todo son buenas noticias. Así, el seguimiento que se realiza a Nepeta hispanica permite evaluar que está al borde de la extinción en Andalucía, fundamentalmente por el tratamiento con herbicidas (esta especie no está incluida en el Decreto 23/2012). Otro ejemplo negativo es Carum foetidum, que ha visto reducida su área de distribución, debido a que uno de sus núcleos poblacionales ha sufrido amenazas extremas por movimientos de tierras y el abandono de herbivoría.

Por todo lo dicho, se desprende una máxima:  es fundamental la labor de seguimiento y prospección y recopilación de la Red de Jardines. Un trabajo que viene llevando a cabo durante los últimos 16 años, y que ha permitido, y permite, detectar las amenazas que se ciernen sobre nuestras especies más amenazadas para, de este modo, poder dar la voz de alarma antes de que sus consecuencias sean irreversibles.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s