Un calendario vegetal

amentosMás cerca del próximo invierno que del ya casi olvidado verano, la Naturaleza va imponiendo su etapa de descanso allí donde las condiciones de la próxima estación son más duras, y dando todavía una tregua en los territorios donde éstas condiciones son más suaves debido sobre todo a la influencia marítima y a la altitud, y así queda reflejado en las plantas.

En artículos anteriores nos paseamos por los once jardines que componen la Red Andaluza de Jardines Botánicos y Micológico. Conocimos cómo son, dónde se ubican y las características más significativas de cada uno…, y todo gracias a los equipos de personas trabajan tanto para mantener y presentar de forma atractiva las plantas que allí se cultivan y que podamos disfrutarlas.

Nos gustaría presentaros “La Planta del Mes”, una ficha informativa que cada jardín difunde mensualmente con la descripción botánica de una planta, el ambiente en el que vive, el territorio o distribución geográfica donde es conocida, el nivel de amenaza y protección legal, el calendario de floración o fructificación, e información sobre usos tradicionales, el origen de su nombre, así como cualquier otra singularidad destacable.

En este paseo por los diferentes jardines, nuestra intención es mostraros un mosaico de imágenes que ilustren los continuos y cíclicos cambios que nos muestra la Naturaleza. No hay más que detenerse un instante y observar nuestro entorno para verse sorprendidos por el palpitante y siempre atractivo ritmo de las estaciones.

Así queda “La Planta del Mes” que cada uno de los jardines ha elaborado en esta ocasión:

El Aljibe

aljibe_noviembre_2016

Jardín Botánico El aljibe: Canastillo de plata

Con acentuada influencia atlántica e inviernos relativamente suaves, todavía este jardín gaditano nos ofrece el canastillo de plata (Lobularia maritima), una planta en apariencia humilde pero con notables características como su casi permanente floración y el aroma suave que desprenden sus diminutas florecillas blancas y que nos recuerda a la miel. De la planta silvestre se han obtenido distintos cultivares con flores de colores muy variados. Por este motivo y por su resistencia es bien apreciada en jardinería.

San Fernando

san-fernando_octubre_2016

Jardín Botánico San Fernando: Narciso de otoño

Este botánico, con un clima similar al anterior, nos enviaba en octubre un narciso de otoño (Narcissus obsoletus), en plena floración y acompañado de otros narcisos híbridos espontáneos que se pueden observar por este tiempo en la naturaleza. Destacamos el frecuente comportamiento de numerosas plantas bulbosas que aprovechan para vegetar y florecer épocas del año en las que el resto de plantas permanecen inactivas, ya sea el fin del invierno, el periodo de máximo estío, o el otoño avanzado.

Dunas del Odiel

odiel_nov_2016

Jardín Botánico Dunas del Odiel: Salado blanco

En el término onubense de Palos de la Frontera, el jardín de Dunas del Odiel nos muestra el salado blanco (Atriplex halimus), arbusto siempreverde carente de principios tóxicos y utilizado desde época árabe como planta forrajera. Su extrema resistencia a la sequía y a la alta insolación junto a su capacidad para vivir en suelos salinos la convierten en una alternativa para jardines de zonas costeras y bajo consumo hídrico. Llama la atención la distribución geográfica de esta planta: Región mediterránea y sur de África.

El Albardinal

albardinal_noviembre_2016

Jardín Botánico El albardinal: Majuelo

Desde Almería, muy próximos al cabo de Gata, nos presentan el majuelo (Crataegus monogyna). Esta es una planta con numerosas virtudes y aplicaciones en medicina popular, tanto de sus flores como de sus frutos. Aunque no entra precisamente en el capítulo de las virtudes, también recordamos aquí el uso travieso que los niños hacían de los huesecillos o semillas, que usan como munición disparándolos con la ayuda de una pequeña cerbatana de caña.

El Robledo

robledo_noviembre_2016

Jardín Botánico El Robledo: Durillo

En Sierra Norte de Sevilla, destaca el durillo (Viburnum tinus) que en esta época se cubre de frutos negro-acerados. Bien conocido y empleado en jardinería por su floración abundante y precoz. Es un buen reflejo del clima de esa sierra, ni demasiado frio ni demasiado seco.

El Castillejo

castillejo_noviembre_2016

Jadín Botánico El Castillejo: Zumaque

En El Bosque, y a los pies de la sierra de Grazalema, este fantástico jardín nos trae, como rescatándolo del olvido, el zumaque (Rhus coriaria), planta que en otros tiempos fue utilizada en innumerables aplicaciones entre las que destaca en aquella zona su uso como curtiente y fijador en la industria del cuero que se desarrolla en Ubrique. En la actualidad, desplazado por productos químicos industriales, vive relegado en barbechos, márgenes y ribazos de caminos.

Torre del Vinagre

torre-del-vinagre_nov_2016

Jardín Botánico Torre del Vinagre: Sabina albar

En el corazón de la sierra de Cazorla, nos habla de la sabina albar, un gigante frente al resto de sabinas y enebros (Juniperus sp.) y un verdadero superviviente capaz de prolongar su vida más allá de los mil años. Por si le faltaran méritos, la Sabina albar es capaz de vivir en terrenos pobres, áridos, y soportando temperaturas extremas tanto en invierno como en verano. La calidad de su madera, dura e imputrescible, junto a su baja tasa reproductiva, posiblemente sea uno de los motivos de su rareza.

Umbría de la Virgen

umbria_noviembre_2016

Jardín Botánico Umbría de la Virgen: Rosal silvestre

La comarca de Los Vélez , en el norte almeriense, nos hace ver que todas las plantas, hasta las menos consideradas, tienen su importancia hablándonos de un rosal silvestre (Rosa agrestis), que al igual que otras rosas de nuestros montes tienen flores tan fragantes como lo puedan ser las cultivadas aunque su estructura sea más simple. Los frutos, astringentes, son ricos en vitamina C. Con ellos se elaboraba en algunas comarcas mineras un vino de escaramujos con supuestas propiedades expectorantes.

Hoya de Pedraza

hoya-pedraza-nov_16

Jardín Botánico Hoya de Pedraza: Abedul

Es el Jardín de la Red situado a mayor altitud, en Sierra Nevada, por encima de 1900 m. Allí el otoño ya es invierno y buena fe de ello da la estampa del bosquecillo de abedules (Betula pendula subsp. fontqueri) cubierto por una nieve que parece haber venido para quedarse hasta la primavera. Esta especie era desconocida en nuestra latitud hasta mediados del siglo XX. En las regiones boreales, donde forma parte de bosques extensos, se ha usado para fines tan diversos como construir canoas con su corteza o elaborar a partir de la savia, muy rica en azucares, una melaza que es consumida directamente. Su madera, blanca y ligera, se utiliza en ebanistería para el torneado de pequeños objetos.

Jardín Micológico La Trufa

trufa_nov_2016

Jardín Micológico La Trufa: Trompeta de los muertos

Ubicado en Zagrilla, pedanía de Priego, constituye un punto y aparte por su singularidad. Son las únicas instalaciones que en Europa trabajan de forma exclusiva en la conservación, cultivo y difusión del mundo de las setas. En noviembre, como a juego con la fiesta que inaugura el mes, nos muestra la trompeta de los muertos (Cratarellus cornucopioides) que a pesar de su nombre lúgubre forma parte del grupo de hongos que se pueden catalogar como “comestibles excelentes”, eso sí, con la advertencia de no hacerlo nunca sin cocinar pues en este caso resultarían, además de sabrosos, bastante tóxicos.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s