Humedales andaluces

ca-l-puerto-real-pn-2

Laguna Puerto Real (Cádiz)

La Camarga francesa, el delta del Danubio, los Everglades estadounidenses…, Doñana. La naturaleza ha dotado al planeta de sitios maravillosos donde el agua conforma hábitats únicos, esenciales para el desarrollo de la vida natural y de la cultura. Unos espacios que, simplemente, están ligados al mismo nacimiento del hombre. ¡Cuánto le debemos al Gran Valle del Rift y a lagos como el Bogoria, el Baringo, el Nakuru y el Elementaita!

Los humedales son áreas de una enorme riqueza y diversidad biológica, así como cultural y económica. Conforman hábitats ideales para la reproducción de la fauna, al tiempo que contribuyen al desarrollo sostenible de los territorios en los que se encuentran a través del mantenimiento de actividades como la pesca, la caza, la agricultura, el turismo y otras, en sectores productivos relativamente nuevos, como la educación ambiental y la investigación. Debemos recordar también su papel como sumideros de carbono, lo que les confiere un valor añadido al contribuir, de forma sustancial, a la minimización de los efectos del cambio climático.

Pero su belleza y utilidad están unidas a su fragilidad. La degradación de los humedales puede producir daños, en muchos casos irreparables, como la desaparición de especies o cambios trascendentales en las funciones ecológicas. Estas transformaciones tienen una gran repercusión tanto en la salud como en el bienestar de las comunidades, y por su puesto en la actividad económica. Protegerlos es, por tanto, una obligación de todos, y para ello lo mejor es conocerlas.

Andalucía cuenta, en este sentido, con 204 humedales incluidos en el Inventario de Humedales de Andalucía. Esta riqueza natural, y su diversidad de tipos ecológicos, está reconocida de forma internacional con veinticinco zonas húmedas declaradas Sitios Ramsar, además de otras designaciones como Reserva de la Biosfera, Patrimonio Mundial o Green List. Pero junto a estos emblemáticos espacios también existen joyas que deberías descubrir. Ahí van algunas.

Cañada de Las Norias. Almería

al-canada-norias_grande-9871

Este humedal, a los pies de la Sierra de Gádor, recibe sus aguas del gran acuífero sustentado por este macizo montañoso. A pesar de su origen artificial y de encontrarse rodeado por invernaderos, este enclave mantiene una extraordinaria biodiversidad, siendo un importante lugar de nidificación para aves acuáticas tan amenazadas como la garcilla cangrejera o la cerceta pardilla.

Laguna de Jeli. Cádiz

ca-l-jeli-mg_6576

Junto a otras lagunas del bajo valle del Guadalquivir, la de Jeli es de importancia estratégica para las aves migratorias: en años de escasas lluvias, cuando miles de acuáticas acuden a Doñana y encuentran la marisma seca, estas lagunas les ofrecen un refugio temporal, gracias al cual logran sobrevivir.

Laguna del Donadío. Córdoba

co-l-donadio-mg_8719

Como una pequeña isla en un mar de olivos, la laguna del Donadío proporciona un valioso espacio vital a numerosas especies. Entre ellas se cuentan algunas tan amenazadas como la malvasía cabeciblanca o la focha moruna.

Charca de Suárez. Granada

gr-charca-suarez-9612

La conservación de este sistema de pequeñas lagunas, situada en un entorno urbano e industrial, es un paradigma del trabajo conjunto de colectivos ciudadanos e instituciones para preservar el patrimonio natural. Alejadas ya las amenazas del pasado, la Charca de Suárez es hoy un importante baluarte para la supervivenia de algunas especies de aves y plantas acuáticas gravemente amenazadas.

Laguna de El Portil. Huelva

h-l-portil-pn-3

Esta pequeña y bella laguna litoral, encerrada entre densos bosques de pino piñonero, debe su origen a la actividad dunar de la costa onubense. Declarada Reserva Natural en 1989, y dotada con una amplia zona perimetral de protección, la laguna de El Portil alberga una de las mejores poblaciones andaluzas de colmijella, un pez endémico de la península ibérica.

Laguna de Garcíez. Jaén

ja-l-garciez-pn-2

La laguna de Garcíez, en el término municipal de Torre del Campo, es de gran importancia  como  zona de reproducción, descanso y alimentación para las aves acuáticas en una comarca en la que los humedales son muy escasos. Destaca especialmente la presencia de la focha moruna, una especie básicamente africana que se encuentra gravemente amenazada en nuestro país.

Desembocadura del Guadalhorce. Málaga

guadalhorce-autor-mateo-marquez-diaz

Autor: Mateo Márquez Díaz

Generadas por actividades de extracción de áridos, las lagunas de la desembocadura del Guadalhorce tienen un doble interés: por un lado, son un importante lugar de descanso para numerosas aves en sus movimientos migratorios, y por otro, su cercanía a la ciudad de Málaga las convierte en un magnífico escenario para actividades de educación y sensibilización ambiental.

Brazo del Este. Sevilla

calamon-autor-hector-garrido

Las aves son un reclamo para visitar este rincón del Guadalquivir. Autor: Héctor Garrido

Estos meandros abandonados del río Guadalquivir, rodeados de arrozales,albergan abundantes poblaciones de aves acuáticas. Entre ellas destaca el espectacular calamón, uno de los habitantes más vistosos de nuestros humedales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s