Jardín de jardines (XI). Botánico de La Cortijuela

Jardín y entorno copia

En el corazón calizo de Sierra Nevada, frente al cerro del Trevenque y en un enclave de singular belleza, se levanta el Jardín Botánico de La Cortijuela, en el Espacio Natural de Sierra Nevada. Integrado en la Red Andaluza de Jardines Botánicos y Micológicos en Espacios Naturales, es uno de los veteranos de dicha Red, circunstancia que se evidencia en la madurez de las colecciones de plantas que alberga.


La Cortijuela es el jardín encargado de velar por la flora amenazada de un territorio (el sector biogeográfico malacitano-almijarense) que se extiende por la orla caliza de Sierra Nevada y las sierras de Alfacar, Almijara y Tejeda, estas últimas de naturaleza igualmente caliza, pero con afloramientos ácidos (filitas) que dan lugar a una mayor diversidad y riqueza florística.

Jardín otoñal copia
El jardín se estructura como una sucesión natural de vegetación –serie- en la que podemos observar desde la etapa más madura, el bosque, hasta las menos desarrolladas, los pastizales, pasando por los matorrales altos, formados por espinares y retamares, y los matorrales bajos, compuestos por piornales y salviares. Otras unidades destacadas son la vegetación de ribera, los roquedos y el arenal dolomítico.

Pino centenario1 copia
En el bosque destaca por su rareza y corpulencia el pino silvestre. Los que aquí observamos pertenecen a una variedad exclusiva de Sierra Nevada y sierra de Baza (Pinus sylvestris var. nevadensis).

En el matorral alto son muy abundantes los majuelos, y menos frecuentes los espinos negros. Más raro aun se presenta la rascaviejas, debido a su exigencia de suelos ácidos apenas presentes en el jardín.

Los roquedos nos muestran entre otras plantas Hieracium texedense y Pseudoscabiosa grossi, que son especies protegidas y tan poco frecuentes que carecen de nombre común.
El arenal dolomítico es, sin duda, la formación vegetal más extraordinaria de estos territorios. Está formado por derrubios móviles de rocas carbonatadas y trituradas con alta riqueza en magnesio que forman suelos áridos y de muy escaso desarrollo. Las duras condiciones que este medio impone hacen que sea altamente selectivo, pudiendo observarse una alta concentración de especies endémicas, entre las que destacan la Rothmaleria granatensis, el Erodium astragaloides o el Erodium boissieri.

Erodium_bois_1 copia

Erodium boissieri

La dificultad que entraña mantener y cultivar a 1.700 m de altitud una flora que se extiende desde los 2.300 m en Sierra Nevada, hasta la orilla del mar por las costas de Granada y Málaga, ha llevado a construir un nuevo jardín, Detunda-Cueva de Nerja, que alberga la flora amenazada de las zonas más térmicas del ya mencionado sector malacitano-almijarense.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s