Flamencos

flamencos Autor Héctor Garrido

Flamencos. Foto: Héctor Garrido

El día del anillamiento de flamencos comienza muy temprano en el Paraje Natural Marismas del Odiel. El sol no ha salido aún. El agua y la brisa nos proporcionan las primeras sensaciones de la que va a ser una larga jornada. La expectación es muy grande, y la excitación va en aumento conforme se acerca la hora de comenzar.

ANILLAMIENTO MARISMAS DEL ODIEL JUAN DE DIOS FERNANDEZ

Anillamiento en Marismas del Odiel. Foto: Juan de Dios Fernández

Todo el mundo está ya preparado. Al fondo, se intuyen las aves, que parecen presentir lo que se avecina.  Se hacen los grupos y se distribuyen por la marisma. La experiencia, de muchos años, y las instrucciones repartidas el día anterior aseguran lo que tiene que hacer cada uno y cuál es su misión.

Despunta el amanecer, y los primeros rayos de la mañana dibujan la imagen de millares de flamencos que dormitan en el humedal. Esbeltas, estilizadas, con sus largas patas y sus cuellos sinuosos, estas aves nos ofrecen una visión espectacular.

Para capturar los pollos, y con el fin de realizar el operativo en el menor tiempo posible, es necesario un gran número de participantes (técnicos en conservación, científicos, anilladores, ornitólogos y voluntarios ambientales) y, sobre todo, una gran coordinación entre todos ellos. La operación es muy delicada y por ello se requiere una planificación al detalle: selección de los participantes, elección de fechas, asignación de puestos, estrategias de captura y marcaje, preparación del material necesario…

DSC_9533 firm a

Los voluntarios entran en la marisma para cercar a las aves

La tarea no es fácil, y exige una cierta preparación. Lo primero, sigilo. No se pueden hacer ruidos fuertes ni movimientos extraños; los pollos se pueden asustar. Y, a una señal, comienza la acción. Los voluntarios rodean a los flamencos. Ayudados de unas varas largas van empujando a los animales hacia un cerco. La mayoría de los individuos adultos se ponen a salvo, mientras las crías, que aún no pueden volar, se van concentrando en un grupo cada vez más apretado.

ANILLAMIENTO ODIEL POLLOS CORRAL JUAN DE DIOS FERNANDEZ

Pollos en el corral. Foto: Juan de Dios Fernández

DSC_9698 firm a

La captura y anillado de los pollos de flamenco

Una vez encerrados en los corrales, los técnicos comienzan a anillarlos, uno a uno. El proceso está muy mecanizado. El primer paso es ponerles las anillas para su identificación. Luego se les miden las alas, el pico, las patas, y se pesan. Posteriormente, se les extrae sangre y se toman muestras de plumas, heces y paráritos para conocer su estado de salud general. Una vez terminado todo, se liberan. La actividad es frenética, hay que acabar rápido para causar el menor estrés a los animales, si bien hay que hacerlo con cuidado para no provocarles daños, aunque siempre hay víctimas y heridos.

anillamiento en marismas odiel juan de dios fernandez

Anillamiento. Foto: Juan de Dios Fernández

Unas horas después, todo ha terminado. Este año se han marcado 407 pollos de los 1.712 que han nacido en Marismas del Odiel. El trabajo, duro, se nota en las caras de todos los participantes, que reflejan cansancio y satisfacción a partes iguales. Queda recoger los bártulos y marcharse.

ANILLAMIENTO MARISMAS ODIEL JUAN DE DIOS FERNANDEZ

Dispositivo del anillamiento en Marismas del Odiel. Foto: Juan de Dios Fernández

Participar en un anillamiento es una vivencia que difícilmente se olvida. Este es el octavo anillamiento que se realiza en este humedal. En este tiempo, desde que se hizo el primero en 2008, se han reproducido en este paraje natural 13.758 parejas y han nacido 8.995 pollos de los que se han anillado, hasta la fecha, 1.272 (el 35,4%).

COLONIA FLAMENCOS M ODIEL GUARDERIA M RNDON_MARTOS

Guardería de flamencos en Marismas del Odiel. Foto: Manuel Rendón

Además de las Marismas del Odiel, el Programa de Anillamientos de Andalucía se desarrolla en otros dos espacios donde cría esta especie: la Reserva Natural Laguna Fuente de Piedra y el Espacio Natural de Doñana. Tres santuarios mundiales para las aves acuáticas y migratorias, y lugares emblemáticos para la observación de estos animales.

Relevancia de los anillamientos

Esta escena se repite todos años en Andalucía. Cada verano, desde hace ya treinta, cuando se realizó el primer anillamiento en la laguna de Fuente de Piedra, se pone en marcha el programa. El objetivo es marcar los pollos que han nacido durante la primavera para poder obtener más información sobre ellos. La operación, además de identificar a los animales, es una oportunidad para que los investigadores de la Estación Biológica de Doñana-CSIC puedan tomar muestras biológicas de las aves para distintos proyectos de investigación.
Gracias a ellos se obtienen interesantes datos sobre su tasa de crecimiento, su distribución, su reproducción o cómo les afecta la transformación de los humedales. La información que se obtiene es esencial para conocer diversos aspectos de la biología de esta singular ave: la estructura de edades, tasa de reclutamiento, tasa de mortalidad, entre otros, son parámetros que sirven para comprender su dinámica poblacional. La identificación de estos patrones y su explicación ambiental son fundamentales para una gestión necesaria y racional.

COLONIA FLAMENCOS MARISMAS DEL ODIEL M RENDON_MARTOS

Colonia de flamencos en Marismas del Odiel. Foto: Manuel Rendón

El seguimiento de las colonias de reproducción, unido al que realizan los ornitólogos de las aves anilladas en distintas localidades, han permitido evaluar los movimientos entre los humedales andaluces durante el periodo reproductor, identificar las áreas de alimentación, así como los desplazamientos entre las áreas de distribución.

2076336

Un pollo vuelve a la marisma tras ser anillado. Foto: Juan de Dios Fernandez

De esta forma, la lectura de anillas ha constatado que, para el aprovisionamiento de sus pollos, que permanecen en la colonia, y el suyo propio, los flamencos llegan a recorrer hasta 200 km, desde Fuente de Piedra hasta las áreas de alimentación, durante el periodo reproductor. En este sentido, hay que tener en consideración la gran capacidad de desplazamiento de estas aves, que en una sola jornada pueden recorrer más de 1.000 km. Asimismo, los estudios realizados hasta la fecha nos han enseñado que los flamencos que se reproducen en Fuente de Piedra se dispersan por el Mediterráneo Occidental, noroeste de África, y Mediterráneo Oriental (Grecia, Chipre y Turquía).

19072008-_HGG0588

Pollo de flamenco. Foto: Héctor Garrido

El programa de anillamientos se ha convertido, con el paso del tiempo, en un acontecimiento de una gran repercusión social que atrae a cientos de participantes todos los años. Durante este tiempo ha creado una fuerte sensibilización ambiental en las áreas en las que se lleva a cabo. La colaboración de los vecinos, y su implicación en todas las actividades paralelas de participación social, educación y voluntariado ambiental, ha sido muy grande desde el primer momento.

Aniversario del programa

Este año se conmemora el 30 aniversario de Programa de Anillamiento de Flamencos en Andalucía, una labor que se inició en la Reserva Natural Laguna de Fuente de Piedra en 1986. Durante este periodo se han marcado 22.234 pollos (el 10,6% de los 209.344 nacidos en Andalucía) en las 34 campañas que se han realizado en los humedales andaluces: 23 en Fuente de Piedra (17.778 pollos anillados), 7 en Marismas del Odiel (3.185 pollos anillados) y 4 en Doñana (1.272 pollos anillados).

CONSEJERIA DE MEDIO AMBIENTE, JUNTA DE ANDALUCIA

Amanecer en la Reserva Natural Laguna Fuente de Piedra. Foto: Daniel Revilla

La laguna de Fuente de Piedra fue el segundo humedal mediterráneo, tras la Estación Biológica de la Tour du Valat en la Camarga (Francia), que se puso en marcha el programa de anillamientos de flamencos, allá por 1986. Manuel Rendón Martos, el entonces director del Programa de Anillamientos de Andalucía, recordaba aquellos días en un artículo que se publicó en otoño de 2007 en la revista de Medio Ambiente que editaba esta Consejería:

“En ese primer año, la falta de experiencia para preparar un operativo de esta envergadura fue suplida con la ilusión y el entusiasmo de emprender un nuevo camino y con el apoyo de todos los que desde el primer momento apostaron por inicia este programa. Ese año y hasta 1990, cuando se ultiman las obras de las Oficinas de la Reserva Natural, las reuniones para los preparativos del anillamiento se realizaban en la Cantina de la Estación de Ferrocarril de Fuente de Piedra, regentada por Manolo y Virtudes o en el Restaurante La Laguna (El Chaquetas). Durante esos primeros años el teléfono de la cantina era el de la Reserva Natural y por su proximidad a la laguna, el punto de encuentro para los que venían a visitarnos.”

La experiencia de Fuente de Piedra fue muy útil para crear un protocolo general. En este sentido, el plan de actuaciones que se diseñó para el anillamiento dio pie al desarrollo de un Manual de Anillamiento de Flamencos. El éxito de esta guía ha sido tal que ha sido traducido al turco, francés y catalán y ha servido de guía para actividades similares en los tres continentes donde se distribuyen estas aves.

El éxito del programa hizo que se extendiera, posteriormente, a otros dos grandes espacios naturales andaluces: Doñana y Marismas del Odiel. En estos 30 años, el Programa de Anillamiento de Flamencos de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio ha colaborado en el inicio de anillamientos similares en Las Ciénagas de los Olivitos (Venzuela), Delta del Ebro, Salinas de Camalti en el Delta del Gediz (Turquía) y en la Laguna de Ezzemoul (Argelia).

Red para la Conservación y Estudio del Flamenco común en el Mediterráneo

Red para la Conservación y Estudio del Flamenco Común en el Mediterráneo

A lo largo de estos treinta años, se han puesto en marcha en las principales colonias de flamencos del Mediterráneo programas de investigación y conservación a largo plazo basados en el anillamiento y marcaje de los pollos nacidos cada año. Estos programas se enmarcan dentro de las actividades que desarrolla la Red Mediterránea para el Estudio y Conservación de los Flamencos, en la que participa la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía dentro del Programa de Anillamiento de Flamencos, y de la que, además, forman parte la Estación Biológica de la Tour du Valat de la Camarga, de Francia; la Estación Biológica de Doñana (CSIC); el Parque Natural del Delta de Ebro; el Istituto Nazionale per la Fauna Selvática (INFS), en Italia; el Laboratoire de Recherche des Zones Humides d’Annaba, de Argelia; la Association des Amis des Oiseaux, de Túnez; el Parc Nationale Banc D´Arguin, de Mauritania; Doga Dernegi (Nature Society), de Turquía; y el Departamento de Medio Ambiente de Irán.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s