Andalucía en las rutas migratorias de las tortugas

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Desde el pasado mes de junio estamos publicando entradas periódicas sobre la evolución de Pichiriri, Serena, Cocedora y Rabiosa, cuatro de las 12 tortuguitas boba (o más correctamente llamadas caretas) liberadas a principios de este verano en Pulpí. Lo primero que debemos decir es que los datos que nos estan proporcionando estas intrépidas viajeras son muy útiles para conocer un poco mejor esta especie. Pero hoy no vamos a hablar de ellas, bueno, no concretamente, sino que lo haremos de las migraciones de las tortugas.  Este comportamiento, si bien no es exclusivo de ellas, puede considerarse en su caso como una de las hazañas de orientación y navegación más espectaculares del mundo animal. En este sentido, Andalucía, por su situación geográfica, ocupa un lugar destacado en las rutas de dos especies de tortugas de las siete que existen en el mundo, la tortuga careta y la tortuga laud.

¿De dónde proceden las tortugas marinas que podemos encontrar en las costas de la península ibérica, y en concreto frente a Andalucía?

Esta es una de las primeras preguntas que nos pueden surgir cuando hablamos de este asunto. Pues bien, a lo largo de sus viajes, tortugas provenientes de poblaciones del Mediterráneo oriental, la costa occidental de África (islas de Cabo Verde), Centroamérica y de las playas  del sureste de Estados Unidos pasan frente a las costas de la península ibérica y las islas Canarias. En estas aguas, donde abundan los nutrientes, las tortugas encuentran  importantes hábitats de alimentación, lo que explica la diversidad genética de las tortugas presentes en Andalucía.

 

20100618 Suelta Tortugas03

Sobre la procedencia de estos animales os podemos dar datos concretos gracias a diferentes estudios específicos realizados con juveniles presentes en Andalucía. En este sentido, en los años 80-90 se determinó, sobre la base de la información genética obtenida del marcaje y recaptura y de estudios del impacto de la pesca, la presencia en el litoral mediterráneo de juveniles de tortugas caretas procedentes de zonas de anidación del este de Estados Unidos (península de Florida, sobre todo) y  del golfo de México, así como del Mediterráneo oriental.

cuadro porcentaje tortugas

Porcentaje de tortugas bobas juveniles de distintas poblaciones atlánticas y mediterráneas presentes en Andalucía

suelta_171013_Cala Sardina (8)

La riqueza del estrecho

En el Mediterráneo, las corrientes predominantes, y sobre todo el flujo superficial entrante de agua atlántica, los giros de Alborán, el Frente Almería-Oran y la corriente del norte de África, marcan en gran medida los movimientos de las tortugas y su agregación en zonas específicas. Y es que el estrecho de Gibraltar se comporta como una barrera física natural para las tortugas pequeñas que entran en el mar Mediterráneo desde el Atlántico. Debido a la fuerza de las corrientes superficiales atlánticas que entran en el Mediterráneo (existe una contracorriente en profundidad de sentido inverso), las tortugas no tienen la fuerza suficiente para nadar contra la orriente y cruzar de nuevo el Estrecho hasta que no superan los 40 cm de longitud de caparazón. Este hecho hace que se concentren una cantidad importante de tortugas en la zona de Alborán, justo frente a las costas andaluzas, donde se encuentran precisamente ahora 3 de nuestras tortugas, Serena, Cocedora y Rabiosa.

 

 

suelta_171013_Cala Sardina (10)

Haciendo un breve resumen, podemos decir que, cuando son crías, las tortugas son capaces de dirigirse por sí solas hacia el mar, cruzando la plataforma continental y dirigiéndose a aguas del talud continental. Ya en su etapa juvenil, las tortugas marinas realizan complejas rutas migratorias que las conducen a través de los océanos a zonas de alimentación que pueden encontrarse tanto en alta mar como en cuencas costeras. Una vez llegan a la fase adulta, las tortugas marinas migran desde zonas de alimentación específicas a las zonas de apareamiento y anidación, para volver de nuevo a las áreas de alimentación tras la reproducción.

 

¿Cómo consiguen migrar grandes distancias a través del océano de forma tan exacta?

En la última década se ha avanzado considerablemente en la comprensión de las señales que guían a las crías de tortugas de sus nidos a mar abierto.

20100618 Suelta Tortugas05

Se sabe que, después de emerger del nido, encuentran el camino al océano a través de señales visuales. Ya en el mar, inician su trayectoria nadando directamente en el sentido contrario a la dirección a las olas que se aproximan hacia la orilla. Mar adentro, donde las olas se mueven en cualquier dirección en relación con el litoral, las tortugas utilizan el campo magnético terrestre para guiarse de la misma forma que nosotros utilizamos una brújula para orientarnos.

Una vez en el océano abierto, las tortugas emplean otro recurso de navegación: utilizan el campo magnético de la Tierra no solo como brújula, sino que también lo usan como un mapa para saber donde están.

El campo de la tierra varía de tal manera que cada región oceánica tiene un único campo magnético asociado. Las tortugas son capaces de detectar estas diferencias sutiles y siguen sus instrucciones innatas para responder adecuadamente a cada campo magnético particular, y así, saber en qué dirección nadar a lo largo de su ruta migratoria.

En las zonas costeras, las tortugas marinas juveniles también usan el campo magnético de la Tierra para la navegación. Al parecer aprenden el paisaje magnético de las áreas de alimentación en donde viven y usan esa información como un mapa magnético para guiarlas a destinos particulares. Desenredar la organización, las capacidades y las limitaciones de este espectacular sistema de navegación magnética es una interesante área de investigación a desarrollar en los próximos años.

20100618 Suelta Tortugas06

Aún quedan muchas cuestiones que responder sobre la navegación de tortugas marinas. Por ejemplo: ¿utilizan otras señales ambientales que no sean de dirección de la onda de océano y el campo magnético terrestre en la navegación? Aunque muchas señales de navegación han sido discutidas, incluyendo parámetros químicos, puntos de referencia visuales (por ejemplo, las montañas a lo largo de la costa), características del paisaje submarino, gradientes de temperatura oceánicos y sonidos de baja frecuencia (causadas, por ejemplo, por las olas que rompen en las islas distantes), no hay evidencias claras de que éstas sean usadas.

_DSC9702

Y otro interrogante, ¿cómo, una vez que son adultas las hembras de tortugas, son capaces de orientarse para volver a sus playas natales? Es posible que se imprima una firma magnética de la región de origen, pero este aspecto de la filopatría natal continúa siendo un misterio importante que se sigue investigado.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s